Apuntes para la salud.

La salud es el bien más importante de la vida, si la tienes, conservala; si no la tienes, lucha por ella.
En estos apuntes encontrará mucho de lo que debe saber en caso de una urgencia; pero no pretende sustituir a ningún programa oficial, ni al médico, ni al enfermero... solo ayudar a conservar la salud.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Diabetes.

Páncreas. Antes de adentrarnos en el tema que nos interesa, la diabetes, conozcamos un poco al culpable de este padecer.

El páncreas es una glándula fusiforme (en forma de huso) de color gris rojizo, que se extiende transversalmente a la pared abdominal posterior en las regiones epigástrica e hipocondrial y secreta diferentes sustancias, tales como enzimas
digestivas, insulina y glucagón. Se divide en cabeza, cuerpo y cola. La cabeza de la glándula, separada del cuerpo por un pequeño estrechamiento, está envuelta en la curva del duodeno. El extremo, que se adelgaza progresivamente, forma la cola. En los adultos, el páncreas tiene una longitud aproximada a 13 centímetros y pesa más en el hombre que en la mujer. La glándula está compuesta de tejido exocrino y endocrino y contiene un conducto principal que recorre el órgano en toda su longitud donde drenan conductos más pequeños para terminar desaguando en el duodeno, en la papila duodenal mayor, en el mismo lugar donde se produce la salida del conducto biliar común. (Ampolla de Water). Alrededor de un millón de islotes celulares de Langerhans están incluidos entre las unidades exocrinas del páncreas.
Las células beta de los islotes segregan insulina, que interviene en el control del metabolísmo de los carbohidratos.
Las células alfa de los islotes segregan glucagón, que contrarresta la acción de la insulina.
Las unidades acinares del páncreas, por su parte, segregan encimas digestivas.

Ha quedado medianamente claro que el páncreas tiene dos funciones: una de ellas liberar encimas en el duodeno, y la otra, liberar hormonas importantes en la sangre. Debido a esta doble función,  -resultado de dos tipos muy distintos de células- , el páncreas se considera una glándula tanto exocrina como endocrina.

¿Deberiamos ser más cuidadosos con el páncreas?. Creo que se merece una gran atención y cuidado.

Diabetes.- Trastorno caracterizado por la excesiva excreción de orina. El exceso puede deberse a una deficiencia de hormona antidiuretica (ADH) como es el caso de la diabetes insípida o puede estar condicionada por la hiperglucemia propia de la diabetes mellitus.

Diabetes Insípida, trastorno metabólico  caracterizado por una intensa poliuria ( excreción excesiva de orina) y polidipsia (sed, necesidad de beber agua) debido a una deficiencia de producción o secreción de hormona antidiurética (ADH) o una incapacidad de los túbulos renales para responder a dicha hormona (en raras ocasiones lo síntomas son autoinducidos por una ingestión excesiva de agua). Puede ser familiar, idiopático o nefrogénico).

Diabetes insípida nefrogénica, estado patológico en que los riñones no concentran la orina, dando lugar a poliuria, polidipsia y orina demasiado diluida. Tanto la secreción hipofisaria de ADH como la función renal son normales, salvo en lo relativo a la ausencia de respuesta renal a la acción de la ADH. (hormona antidiuretica).

Diabetes mellitus, trastorno complejo del metabolismo de los carbohidratos, grasas y proteínas debido fundamentalmente  una falta relativa o absoluta de secreción de insulina de las células beta del páncreas. Esta enfermedad suele ser familiar, pero también puede ser adquirida como sucede en el síndrome de Cushing secundario a la administración de una cantidad excesiva de glucocorticoides).

Diabetes juvenil.
Incapacidad para metabolizar los carbohidratos o glúcidos causada por una manifiesta deficiencia de insulina, que se presenta en niños y se caracteriza por polidipsia, poliuria, polifagia, pérdida de peso, debilidad e irritabilidad acusada. El comienzo suele ser rápido, pero alrededor de un tercio de los enfermos tienen una remisión dentro de los tres primeros meses; esta etapa puede continuar durante días o años, pero entonces progresa rápidamente a una fase de dependencia total de insulina. En ocasiones, la enfermedad es asintomática y se descubre solo por hiperglucemia postprandial o por la prueba de tolerancia a la glucosa. Tiende a ser inestable y difícil de manejar, pues los enfermos son muy sencibles a la insulina y  la actividad física, y propenden a desarrollar cetoacidosis.  Investigaciones recientes sugieren que puede estar causada por factores ambientales, como virus.

Hasta aquí solo hemos adquirido ligeros conocimiento de lo que es la diabetes. Todo es más complejo, pero nos inicia en este mundo que forma parte de nuestra vida.
Su tratamiento es muy personal, cada individuo es diferente a otro y necesita tratamiento individualizado, incluso, cada individuo puede tener episodios diferentes en un mismo día.

Cada persona afectada tiene su propio mecanismo de afectación que solo el especialista debe tratar, con pastillas o con insulina. 

Estas persona deben llevar una alimentación adecuada y rigurosa, que por ser repetitiva deja de ser un problema para convertirse en un hábito agradable.

La alimentación es propuesta por el médico, el paciente debe programarla respetando las cantidades que le han sido aconsejadas combinándolas y repartiéndolas en los horarios indicados por el especialista

Si hay demasiado azúcar (glucosa) en la sangre durante mucho tiempo se pueden dañar los vasos sanguíneos y los nervios. Esto aumenta el riesgo de complicaciones, como:
- Ataque cardiaco e ictus
- Daño renal
- Pérdida de visión
- Úlceras en los pies y pérdida de cicatrización, que pueden requerir amputación
- Daño neurológico (denominada neuropatía), que puede producir hormigueo o
entumecimiento en las manos y los pies.

La foto es tomada de Google.
El tema,  de la Enciclopedia de Medicina y Enfermería Mosby.
Publicado por Jecego.


Segunda parte del tema diabetes.
Conocida e instaurada la diabetes, el tratamiento corresponde al médico con pastllas o insulina; al enfermo le toca cumplir fielmente las ordenenes dadas por el profesional, controlar su alimentación y hábitos,  para evitar su empeoramiento. 

Control de la diabetes:
Alimentación.
Ejercicios físicos.
Medicación
Autocontroles de glucosa
Control de peso
Cuidados de los pies.

El tratamiento de la diabetes se centra en un perfecto equilibrio entre la dieta, el ejercicio físico y el tratamiento farmacológio en el caso de ser necesario. Pero, además, es inprescindible que el paciente tenga los conocimientos necesarios para conseguir un buen control de su enfermedad en cada momento.
Esperamos que estas recomendaciones le ayude a tan importante tarea.
Estos datos los he tomado de unos apuntes publicados por Lilly S.A.

Alimentación.
Una alimentación equilibrada, variada y sana es fundamental en el tratamiento de la diabetes ya que le ayudará a conseguir un mejor control de la enfermedad, a tener un peso adecuado, a disminuir las variaciones en los niveles de glucosa a lo largo del día y a prevenir las bajadas de glucosa (hipoglucemia).
Por lo tanto, hay que seguir cuidadosamente las recomendaciones y restricciones dieteticas que le indique el médico.
Respete el horario,  número de comidas y suplementos diarios que le haya establecido  su médico. Es recomendable comer 5 o 6 veces a lo largo del día (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda, cena, y un refrigerio antes de acostarse. No hacer alguna de estas comidas puede acarrear la aparición de hipoglucemias, si está en tratamientos con farmacos.
Los alimentos que contienen carbohidratos refinados (azucar de mesa, miel, refrescos, zumos, pasteles, helados, batidos, mermeladas, caramelos, fruta en conserva, etc.) provocan una subida muy rápida de la glucosa, por lo que se recomienda no tomarlos.

Fomente el consumo de alimentos ricos en fibra (pan integral, fruta con piel, legumbres y verduras) ya que disminuyen la elevación brusca de la glucemia y favorecen el tránsito intestinal.
Procure no tomar demasiados alimentos ricos en grasas saturadas (carnes embutidos, mantequilla). Por el contrario, consuma más pescado, verduras, frutas y legumbres.
No tome bebidas alcoholicas muy dulces, ni de alta graduación. Siempre que su médico lo autorice, puede tomar una copa de vino, pero solo durante las comidas.
Puede tomar sacarina o aspartamo para endulzar el café o el té, pero siempre con moderación.
Consulte a su médico si puede tomar alimentos "especiales" para personas con diabetes.

Ejercicios físicos.
Otro elemento básico en el tratamiento de la diabetes es el ejercicio físico, ya que reduce los niveles de azúcar en sangre, favorece la pérdida de peso y disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
Planifique el tipo de ejercicio, intensidad y horario de acuerdo con su médico.
No existe un único tipo de ejercicio recomendado para el diabético, ya que depende de la edad, preferencia y preparación física de la persona.
Actividades físicas como caminar media hora diaria, montar en bicicleta o nadar son muy recomndables.
Un ejercicio intenso y desacostumbrado en un corto espacio de tiempo puede provocar una hipoglucemia o empeorar el control de la diabetes en las horas siguientes.
Si va a realizar un ejecicio más intenso de lo habitual, aumente su dosis de hidratos de carbono para evitar la hipoglucemia..
Cuando realice ejercicio utilice siempre un calzado adecuado, inluso para caminar. Así evitará dañar sus pies.
Lleve consigo un terrón de azucar para controlar una posible hipoglucemia.
No haga ejercicios si su diabetes no está controlada o presenta complicaciones. Cuando los niveles de azucar están altos en sangre, y sobre todo si existe acetona en la orina, se debe evitar hacer ejercicios ya que la situación podría empeorar.

Medicación.
El tratamiento con fármacos orales o insulina, junto con la dieta y el ejercicio físico, ayuda a controlar los niveles de glucosa en sangre.
No cambie el horario estipulado por su médico para la toma de la medicación oral o la administración de insulina.
No se salte ninguna toma de la medicación o inyección de insulina.
Aprenda de forma adecuada la técnica de administración de insulina.
Ante cualquier duda relacionada con el tratamiento, consulte con su médico.

Autocontroles de glucosa.
La persona con diabetes cuenta con la posibilidad de realizar autocontroles de su glucosa en su propia casa, Con estos autoanálisis conseguirá un mayor control de su glucemia en cualquier momento del día.
Siga las recomendaciones de su médico a la hora de realizar los controles en su domicilio, de forma que pueda interpretar los resultados de forma correcta.
Midase la glucosa antes de las comida para calcular la dosis de insulina y después de las comidas para evaluar su efecto.
Realice un control en caso de notar síntomas de hipoglucemia.
Controle su glucosa antes y despues de relizar un ejercicio físico.
Anote siempre los resultados y cualquier posible incidencia: si ha realizado ejercicios, ha cambiado la dieta, tiene alguna infección, etc.

Control del peso.
El mantenimiento del peso corporal facilita el control de la diabetes. Un peso adecuado le ayudará a disminuir la glucemia, la tensión arterial, el colesterol y otros factores de riesgo cardiovascular.
Siga correctamente el tipo de dieta indicada por su médico.
Haga el ejercicio físico recomendado.
En los pacientes diabétios no obesos el objetivo es mantener el peso y no engordar.
En caso de sobrepeso u obesidad su dieta debe tener un contenido bajo en calorías para conseguir una reducción de peso.

Cuidado de los pies.
El paciente con diabetes ha de prestar especial atención al cuidado de sus pies. Una mínima herida puede desencadenar graves complicaciones.
Báñese o dúchese diariamente con gua tibia (no más de 36ºC).
Utilice jabones neutros.
Aplíquese crema hidratante en todo el cuerpo, excepto entre los dedos de los pies.
Examine sus pies diariamente buscando posibles heridas, ampollas, fisuras, uñas encarnadas o zonas enrojecidas. Mire especialmente entre los dedos. Hágalo con buena luz y, si es necesario, utilice un espejo para revisar la planta de los pies.
No deje los pies en agua más de 5 minutos.
Séquelos cuidadosamente con una toalla suave, sobre todo entre los dedos.
Corte de las uñas de los pies en línea recta con tijera de punta roma y límelas suavemente con un lima de cartón. No debe cortarlas demasiado. Si tiene problemas de visión, pida ayuda a un familiar
Si percibe cualquier lesión en los pies, aunque sea pequeña, consulte a su médico.
No tome el sol ni se exponga al frío sin la protección adecuada.
No camine nunca descalzo, ni siquiera en casa o en la playa.
Revise siempre el calzado antes de ponérselo.
Utilice calzado ancho, cómodo y flexible que permita la movilidad de los dedos. Los calcetines deben ser de lana o algodón y sin que le opriman.
No use sandalias ni cualquier otro calzado abierto que favorezca el que pueda hacerse una herida.
Si necesita eliminar callos o durezas, acuda al podólogo.

Y además.
Acuda siempre a todas las revisiones que indique el médico para el control periódico de su diabetes.
Debe ir al oftalmólogo una vez al año para detectar precozmente las posibles lesiones que puedan aparecer. Si nota alguna alteración de la visión, comuniqueselo a su médico.
Cuide su higiene dental con un adecuado cepillado de los dientes después de cada comida. Vaya a la consulta del dentista al menos una vez al año,
Vigile periódicamente su tensión arterial para asegurarse que está en límites normales.
No fume.
En caso de embarazo, es necesario un estricto control de la diabetes.
El estrés favorece la elevación  de la glucemia. Contrólelo.
Informe a sus familiares, sus amigos y compañeros de trabajo o estudios sobre como actuar sobre una posible hipoglucemia.

Nada más por hoy, espero haberle sido útil.

Jecego.

No hay comentarios: