Apuntes para la salud.

La salud es el bien más importante de la vida, si la tienes, conservala; si no la tienes, lucha por ella.
En estos apuntes encontrará mucho de lo que debe saber en caso de una urgencia; pero no pretende sustituir a ningún programa oficial, ni al médico, ni al enfermero... solo ayudar a conservar la salud.

martes, 7 de junio de 2011

Medidas preventivas y curativas del alcoholismo..

Para prevenir, reducir o eliminar el habito alcohólico, solo se necesita voluntad, constancia, autoexamen y autocrítica.

El paciente debe estar dispuesto a modificar sus hábitos:

Consejo, asesoramiento y pacto..
  • Primero proponerse la necesidad de beber menos o abstenerse.
  • pactar una cantidad concreta, disminuyendo la cantidad habitual de consumo (p.ej. tomará un vaso de vino en el almuerzo y no tomará cerveza ni licores)
  • Debe cambiar los hábitos de paseos, evitar los lugares donde acostumbra a beber.
  • Regular o evitar los contactos con los amigos que le acompañan al bar.
  • Asistir a reuniones de amigos no bebedores, tertulias o ayudar a amigos a alguna tarea donde no se tome licores.
  • Buscar otros hábitos de ocio diferentes a los actuales. (Juegos de ajedrez, leer, escribir, etc.) cualquier entretenimiento que se aleje del deseo y lugar donde se expenda alcohol).
  • Evitar TODO aquello que recuerde o invite a refrescarse o consolarse con alcohol; SOLO AGUA.
El punto de partida es la identificación y reconocimiento de las cantidades consumidas y el propósito de reducirlas a cero.
  • Luego hacerse una pregunta, ¿por qué bebo y cuanto bebo?
  • Por qué, ¿que problema me induce a beber? 
  •  ¿como eliminar ese problema?
  • ¿que circunstancia me induce a continuar por ese camino?.
El paciente debe tomar la determinación de evitar todos los caminos que le llevan al consumo. Solo el paciente debe tomar la determinación de ser o no ser alcohólico.
  • Una vez que el paciente haya decidido su futuro, debe comenzar su nueva singladura costumbrista.
El grado de motivación del paciente es el factor más importante del éxito curativo.
Por ello el paciente debe auto evaluarse y valorarse a si mismo;  de todas las formas después de empezar en su cura, nunca debe dar un paso atrás, ni siquiera para darse un respiro. Dar un paso en la dirección contraria solo demostraría su debilidad, así que seguir paso a paso sin titubear. (Solo un pensamiento, nada de alcohol).

Hay que premiarle por su labor,  regálate una manzana, o una pera, u otra fruta como premio, y aprendete y canta una canción que sea rítmica y te guste, una buena música calma a la fiera del alcohol y hasta podrías descubrir que tu futuro es la música.
Valorate mucho más de lo que vales ahora, porque pronto te darás cuenta de que vales más de lo piensas. 

Cada semana que pasa necesitarás distintas motivaciones, apoyate en la fruta diciendo: esta semana me tocan las naranjas, la próxima, las manzanas, la siguiente los plátanos, siguiendo así hasta que se te acaben los nombres de frutas conocidas; cuando haya pasado un largo tiempo pensando en las frutas, ya poco te acodarás del vino; además estarás desconocido físicamente,  Quizá algún amigo medio perdido, lo hayas perdido del todo; pero piensa, un árbol que no da sombra pierde mucho de su valía.
Esta enseñanza no es coercitiva ni persuasiva, pero si presenta un matiz impositivo ya que aunque promueve la decisión, deja que el paciente tome la decisión y elección de curarse o seguir intoxicándose.
El paciente también debe elegir a un familiar o amigo no bebedor para que le recuerde su decisión de abandonar la bebida. Ese amigo debe recordarle y premiarle con buenas palabras su labor (porque aunque no lo parezca, él está haciendo un trabajo muy difícil de hacer). Los premios deben ser directos, hablando con él, e indirectos, procurando presentarle otros amigos no relacionados con los bebedores (ésto hacerlo sin que se de cuenta) lo importante para dejar un hábito, es borrando las veredas que nos conducen a ese infierno.

Lo lógico sería que el niño sea educado desde la escuela, que sea un aprendiz consciente y aventajado en la conservación de la salud, pero no es así, la escuela "hoy no esta autorizada a educar a los niños en los malos habitos", incluso algunos niños ya bienen de sus casas convencidos que tomar alcohol es cosa normal, natural, y solo esperan una oportunidad para practicarlo, y por desgracia esas oportunidades les espera fuera de la escuela. Y a pesar de las recomendaciones que llegan de fuera de la peligrosidad que tiene el consumo de alcohol, ellos ven por todos lados a personas que lo consumen y tratan de imitarlos.

Cuando veas a un borracho por la calle tambaleándose y hablando solo, no lo desprecies, acercate a él con prudencia, hablale y ayudale, sin arriesgarte más de lo necesario; él ya te está enseñando a ti su imagen, que será la tuya mañana si sigues tomando alcohol. Ayudale a salvar ese momento y aprendete la lección, quizás mañana será tarde. Valorate y piensa si vale la pena imitarlo.

  • La adolescencia constituye la etapa de maduración del individuo (desarrollo biológico, psicológico y social) y abarca el periodo comprendido entre los 10 y 19 años.
  • El adolescente tiene una posición social mal definida, con dudas e inestbilidad, y una gran influencia de las personas de edad similar.
  • Aunque la OMS recomienda no tomar alcohol a los menores de 18 años; muchos de ellos hacen caso omiso de esas recomendaciones y se declaran rebeldes y hacen esos botellones que en nada favorecen la salud.
La influencia externas en el consumo del alcohol se relaciona con dos aspectos del aprendizaje social, como la imitación y el refuerzo, y así el consumo de bebidas alcohólicas se presenta como una conducta de integración en el grupo; y este grupo favorece el consumo del alcohol, del tabaco y otras sustancias..


  • Cuando el paciente se ha iniciado en su rehabilitación, es imprescindible su motivación, la propia, y la ajena (terapeuta).  Sin remos ninguna barca llega al puerto deseado.
  • Cada estadio del cambio presenta sus propias características y obstáculos, por lo que es necesario adecuarse a la nueva situación, cambiando la estrategia implantada. La parte más intensa del trabajo de la motivación  está en los primeros estadios, cuando hay que machacar en la memoria, estár pendiente de su cumplimiento. Esta no debe ser coercitiva ni persuasiva, pero sí presentar un matíz demostrativo en favor de su salud.
Hay una gran diferencia en su evolución en aquellos pacientes que quieren y se atreven a la aventura de curarse, de aquellos otros que acuden al especialista buscando su cura, porque éstos suelen ser poco constantes y por ello buscan apoyos.
Estos apuntes están dirigidos a los valintes que confían en sus propias fuerzas y confían en vencer a su enemigo, el alcohol.
He conocido amigos que después de tomarse una copa de coñaac se ponía un caramelo de menta en la boca; él creía que engañaba a la familia o al médico, pero solo consegía con ello decir cuantas veces tomaba; cada toma un caramelo, conociendo el numero de caramelos sabía su familias cuantas tomas hacía al día.


Empezar por evaluarse así mismo; cuantos vasos se toma al día: ocho; bueno pues a partir de mañana los bajo a seis, y lo haré cinco días más. luego los bajo a cinco, otros cinco días: así cada cinco dias hasta tomarse tres basos al día, solo en las comidas durante un mes. Pasados estos días de "castigo" tomar un vaso en el almuerzo y si apetece otro en la tarde, se acabó la tolerencia: dos vasos al día no suele hacer daño.


El problema está en la calle.
La forma de evitar las tomas puede ser evitando los recorridos que hacía antes; también cambiando de amigos bebedores  por otros con otras costumbres o necesidades 
procurando  cambiar los hábitos que tenía hasta ayer....... 


El paciente que se auto decide a curarse y recibe apoyo moral, es una persona que siempre estará agradecido a sí mismo y a aquellas pesonas que le apoyaron; es un guerrero nato.


El paciente que ya ha llegado con sus hábitos a padecer el Síndrome de abstinencia alcoholica, además de practicar esta lucha por liberarse del alcohol, nececita el apoyo médico


Los más valientes dicen: he llegado hasta aquí, y no voy a retroceder ni un paso, no bebo más y se acabó. .....


Espero haber ayudado a alguien...


Un abrazo.Jecego.

4 comentarios:

Paulo Sempre dijo...

Un blog muy interesante. Muchos de los problemas relevantes se discuten aquí. Un fuerte abrazo desde Portugal
Paulo

Marina Fligueira dijo...

Hola Isidro!!!
Mis felicitaciones por este texto. Fantásticos consejos para cualquier persona con problemas de alcohol. Ojalá lean esta entrada muchos adolescentes, más bien niños diría yo; que los fines de semana, aparecen de madrugada tiradiños por la calle embriagados totalmente. Es una desgracia, hoy la juventud no se divierte sino bebe. Gracias amigo por compartir tus valiosas letras.

Un abrazo de agradecimiento y estima. Se muy feliz.

Alma Mateos Taborda dijo...

Hay un proberbio que dice que: "En el primer vaso, el hombre bebe al vino: en el segundo vaso el vino bebe al hombre y en el tercero, el vino bebe al vino". Un vicio fácil para adquirir y que necesita de un buen entorno, además de su voluntad, para recuperarse. Los grupos de ayuda suelen ser muy importantes. Muy buen post. Un abrazo.

Esperança dijo...

Olá amiga,

Seu espaço é muito especial. Adorei ter passado por aqui.

Um abraço de luz