Apuntes para la salud.

La salud es el bien más importante de la vida, si la tienes, conservala; si no la tienes, lucha por ella.
En estos apuntes encontrará mucho de lo que debe saber en caso de una urgencia; pero no pretende sustituir a ningún programa oficial, ni al médico, ni al enfermero... solo ayudar a conservar la salud.

lunes, 28 de marzo de 2011

Urología.



Este tema está tomado de la Revista medica "Tiempos Medicos". Dic. 2010. núm. 667.


Fotografía de un hombre añoso.

Síndrome urológico del envejecimiento masculino: 
una visión integral e integradora.
                                                                     
En los últimos años se ha divulgado el término de Síndrome Metabólico, con la singularidad de que progresivamente se le han ido añadiendo nuevas patologías y disfunciones a las  inicialmente fundamentales de  obesidad, hipertensión, hipercolesteronemia y diabetes insulinorresistente, con la reciente adición de la disfunción eréctil y la andrógeno-deficiencia(1,2).  El concepto de síndrome se ha empleado en esta ocasión para realzar el hecho de que estas patologías y disfunciones pueden tener un nexo patogénico común y que no deben ser estudiadas de manera independiente y efectivamente, por esa vía progresa el síndrome metabólico cuya prevalencia es definitivamente masculina.

El varón, en su camino hacia el envejecimiento, sufre varias enfermedades que aún son estudiadas de manera independiente e incluso con la tendencia actual a relizar exclusivamente las que afectan a la próstata, de tal modo que en algunos ambientes médicos el paciente, el autentico protagonista de la enfermedad de la que tiene su visión personal y su valoración específica, junto a otras comorbilidades, queda oculto por este órgano: oculto por la próstata. Esto es interesante por un lado, el paciente queda oculto por el protagonísmo de la próstata y frente  ello, y es lo que pretende este nuevo término, la próstata puede ser la gran excusa para incrementar el interés del varón por su salud general y no solo por su salud próstatica.


La próstata es la gran puerta por la que el hombre va a interesarse por otros aspectos de su salud, y el urólogo como es el gran promotor de la salud masculina, si se esfuerza en ampliar sus propias actitudes y aptitudes para conocer y evaluar a estos pacientes con la amplitud que corresponde.


El  termino síndrome urológico del envejecimiento masculino pretende a la luz de los conocimientos actuales, advertir que las patologías y disfunciones más comunes del varón añoso, el prostatismp, el cáncer de próstata, l disfunción eréctil, la Andrógeno-deficiencia, etc., constituyen patologías muy próximas en sus fundamentos patogénicos y de ningún modo alejadas de otras patologías sistemicas como la vascular, la hipertensión, diabetes tipo II o las dislipemias. En definitiva, que estas patologías tan características del varón añoso "no suelen venir solas".


La intencionalidad de esta nueva terminología no es solo la de aproximar vías patogénicas coincidentes en las que la edad es el factor de riesgo fundamental sino que tiene un propósito de extraordinaria trascendencia  en el ámbito asistencial, porque invita, incluso obliga, al estudio del paciente de una manera integral, revistiendo la relación médico enfermo de mucho más que una atención especificamente dirigida a una patología de órgano, sea la próstata, el riñón, el pene, el testículo, etc., órganos que efectivamente tienen su peculiar proceso de envejecimiento, pero con factores coincidentes mucho más importante de lo que hasta ahora se sospechaba. Y esto  tiene una extraordinaria  importancia tanto en estrategias de prevención, como en interacciones farmacológica, ya que la mayoría de estos pacientes están recibiendo múltiples medicamentos.  Al igual que hemos presentado el síndrome metabólico como un racimo de enfermedades y disfunciones, puede sintetizarse el síndrome urológico del envejecimiento masculino también en forma de racimo de disfunciones y enfermedades que progresivamente van apareciendo en el varón añoso, con mayor o menor intensidad y precocidad, pero que en algún momento en su aproximación a la longevidad pueden estar todas presentes.  
(Figuras 1 y 2).  
No existe en el varón, como en la mujer, un síntoma que marque definitivamente el comienzo del envejecimiento. El varón no pierde bruscamente ninguna función, no tiene andropausia que imite sintomática y hormonalmente a la menopausia (pérdida de la regla y caída brusca de los estrógenos).
Por el contrario, el proceso de envejecimiento masculino se instaura lentamente pero también afectando de manera prioritaria, como en la mujer, el aparato reproductor, con la singularidad de que en el varón coincide con el aparato urinario, por lo que las molestias miccionales, el prostatismo, suele ser considerado como el primer síntoma del envejecimiento masculino y ciertamente los síntomas miccionales suelen ser la causa más común de consulta de los varones mayores de 50 años.


En conclusión, nos agrada en extremo divulgar esta nueva terminología integradora de los padecimientos del varón añoso y sus beneficios, porque desde esta perpestiva, el varón recibirá una atención medica, terapéutica más cabal y el urólogo, un especialista medico-quirúrgico podrá desarrollar la vertiente médica de su especialidad, con nuevas motivaciones en beneficio de la enfermería urológica tradicional cada día más numerosa a consecuencia del incremento demográfico de los varones mayores de 50 años.


EL SÍNDROME UROLÓGICO DEL ENVEJECIMIENTO MASCULINO: UNA VISIÓN INTEGRAL E INTEGRADORA. 


En los últimos años se ha realizado un considerable esfuerzo para demostrar el beneficio sanitario que supone acercarse a la salud de género de manera diferenciada. Esta separación de género tiene mucha más relevancia cuando hombres y mujeres se aproximan a la longevidad. Aunque el proceso biológico del envejecimiento del envejecimiento tiene muchas coincidencias y mecanismos comunes, desde una visión antropológica e incluso exclusivamente sanitaria, sus respectivos itinerarios hacia la senectud, hacia la longevidad, difieren de una manera notable.
Quizás el hecho más llamativo fue señalado por la OMS en 1999, cuando inició su campaña sobre el envejecimiento activo realzando la diferencia de esperanza de vida en favor de la mujer en más de seis años. Ciertamente, fue esta campaña la que revitalizó el proceso sobre la salud del varón, convirtiendo al urólogo en el responsable directo de la misma, equiparando su actividad en este campo concreto a la del ginecólogo con la mujer, que años antes, con la creación de las unidades de menopausia, había iniciado un proyecto de salud femenina necesaria y eficaz.


Medicina de género y envejecimiento andrológico.


La salud del varón, especialmente la del varón añoso, emerge cada día con más fuerza como un compromiso urológico integral. La edad es el factor de riesgo más prominente de numerosas  enfermedades urológicas, hasta ahora consideradas estudiadas y tratadas de manera diferente, de procesos como el adenoma de próstata, cáncer de próstata, androgenodeficiencia, disfunción eréctil y otras disfunciones sexuales y ciertos tipos de incontinencia.


La comunidad urológica ha tenido ocasión de comprobar en los últimos años que la mayoría de estos procesos, aparentemente distantes y distintos, comparten factores patogénicos comunes y reclaman tratamientos coincidentes más que competitivos.


Las encuestas epidemiológicas más recientes confirman que el motivo más frecuente de consulta del varón de 50 años o más, es por trastornos miccionales, colocando a estos varones que en muchas ocasiones es la primera vez que van al médico, en la esfera de la consulta urológica, donde el urólogo no puede reducir su compromiso asistencial a comprobar solo la salud próstatica, sino que está obligado a investigar clinicamente un espacio de mayor salud urológica y general, de tal modo que se convierte, inevitablemente, en el generalista del varón, imitando en este sentido al ginecólogo que con años de anticipación ha atendido de manera integral a la mujer menopáusica.


Desde esta nueva perspectiva, el compromiso asistencial del urólogo adquiere nuevas dimensiones tanto desde el punto de vista clínico, asistencial, como investigador.


Para atender al varón añoso de manera integral, en un compromiso que realza más el aspecto médico que quirúrgico de su especialidad, se están creando en toda Europa unidades especiales que amplían de manera extraordinaria el limitado campo de acción de la andrología tradicional, Efectivamente, se trata de unidades especificamente dedicadas a la salud del varón que superan las consultas exclusivas por una patología de órgano para reconocer otras patologías, y disfunciones ignoradas por el enfermo, o al menos no relatadas en la consulta, y desde una visión integradora, establecer estrategias terapéuticas y preventivas hasta ahora alejadas de la práctica urológica común, pero fundamentales para la salud venidera de estos pacientes. Estas unidades tienen pleno sentido sanitario en la actualidad, pero no sustituyen el interés obligado de todos los urólogos por este proyecto asistencial, sino por el contrario, actúan como promotoras de estas nuevas y valiosas estrategias sanitarias, muy directamente relacionadas con el futuro asistencial de la urología. El término del "urólogo como generalista del varón añoso" es de este modo mejor comprendido.


Existen otros argumentos para justificar la medicina de género en un mundo sanitario en que la acción médica pretende ser cada día más individualizada, y que pueden encontrarse en las numerosas revistas dedicadas especificamente a este tema, que aparecieron en los últimos años.


ENVEJECIMIENTO ANDROLÓGICO.


El momento en que se inicia el envejecimiento biológico en el varón continua siendo motivo de debate. Biológicamente, el envejecimiento del varón y de la mujer debe iniciarse por el aparato reproductor.  Efectivamente, en la mujer el punto de partida es referido al momento de la menopausia, con su pérdida de la menstruación y caída de los niveles de estrógenos séricos.


Se han diseñado diversos cuestionarios, para hacer aproximaciones cuantitativas al estado de envejecimiento del individuo.


Por el contrario, en el varón, es difícil optar por un primer síntoma de envejecimiento entre los muchos candidatos existentes. Por la coincidencia del aparato reproductor con el aparato urinario y los inconvenientes generados por la glándula próstatica , de tipo mecánico, inflamatorio, u oncológico, consideramos que los primeros síntomas de envejecimiento andrológico son los trastornos miccionales, motivo por el que sus primeras consultas se dirigen al urólogo.


El momento en el que se inicia el envejecimiento biológico del varón continua siendo motivo de debate.



THE AMS SCALE.        

17 preguntas

- Sentirse en forma
- Dolores osteoarticulares.
- Sudoración-sofocos.
- Trastornos del sueño.
- Nerviosismo ansiedad,
   fatigabilidad,
   irritabilidad. 
- Depresión.
- Disminución deseos        
  sexuales, secreciones
   matinales y
   performance.     
  

TRASTORNOS UROLÓGICOS.



Apenas mencionados en los análisis.

Académicos son la regla y no la excepción en la longevidad.


CANDIDATOS OFICIALES.



Pérdida de memoria

Falta de concentración.

Nerviosismo.

Depresión.

Insomnio.

Sudoración-sofocos.

Artritismo.

Debilidad física.

Podríamos citar muchos síntomas iniciales, generales o de otra naturaleza, como presbicia. artritismo, pérdida de memoria, cambios de carácter, disminución de la actividad intelectual, de la orientación espacial, con fatiga, depresión, cambios emotivos, irritabilidad, disminución de los deseos sexuales y de la calidad de la función eréctil, reducción o desaparición de las secreciones nocturnas, disminución de la masa corporal muscular con pérdida progresiva de la fortaleza y vigor físico, cambios y redistribución de la grasa, con aumento de la grasa mamaria y disminución del bello corporal, etc, Se han diseñado diversos cuestionarios de mayor o menor extensión, para hacer aproximaciones cuantitativas al estado de envejecimiento del individuo.
El más utilizado es la escala A.M.S.  arriba mostrada.

Curiosamente no aparece en este cuestionario ninguna pregunta sobre la función miccional que como se ha señalado, constituye uno de los primeros síntomas del envejecimiento. Por lo tanto, nos reafirmamos en nuestro criterio: el envejecimiento masculino comienza por el aparato reproductor, en el caso del varón, coincide con el aparato urinario, y el prostatismo es el heraldo más común del mismo. 

Los grandes componentes del síndrome urológico del envejecimiento masculino: prostatismo, disfunción eréctil, cáncer de próstata y androgenodeficiencia.


Coinciden en el varón añoso diversas enfermedades y disfunciones cuya prevalencia se incrementa con la edad. Estas son con cierto sentido cronológico, la hiperplasia prostática benigna y el prostatismo, la disfunción eréctil y otras disfunciones sexuales de llegada más tardía, el cáncer de próstata, de muy variado compromiso oncológico, la androgenodeficiencia y ciertos tipos de incontinencia. Aunque son estudiados de manera independiente, constituyen un racimo de procesos similar a los que hoy día se agrupan  bajo el titulo de síndrome metabólico, por lo que podemos referirnos a su conjunto con el título de síndrome, con similar autoridad nosológica.  Nos interesa resaltar en los comentarios que siguen las potenciales importancias de todos estos procesos con el objetivo de realzar la necesidad de ver a estos pacientes, aunque el motivo de su consulta sea exclusivamente uno de los padecimientos señalados, de una manera más amplia e integradora. No pretendemos realizar un análisis específico de cada uno de estos procesos, perfectamente conocidos en el ambiente urológico, sino aquellos aspectos en los que coinciden factores patogénicos comunes, o estrategias preventivas o curativas novedosas a la luz de las investigaciones actuales.


Patología prostática:
hiperplasia prostática benigna
y cáncer de próstata.


La dualidad de la glándula prostática es generalmente asumida. Seguramente esta diferencia ontogénica difícilmente reconocible  con la histología convencional, fundamenta comportamientos biológicos distintos. El cáncer de próstata se origina mayoritariamente en la glándula caudal y el adenoma , exclusivamente en la glándula craneal.
Hay motivos para sospechar que la sensibilidad de estos tejidos a estímulos hormonales sea también muy distinta y que el término de glándula hormonodependiente tenga marcas diferenciadas topográficamente.
sumimos también que el aumento de tamaño de la glándula prostática se produce fundamentalmente a expensas de la proliferación iniciada en un punto concreto de la glándula craneal que calificamos de zona de transición, según la literatura de McNeal y también tenemos evidencias de que en esta zona la proliferación progresa hasta constituir un nuevo órgano conocido como adenoma de próstata, donde la acción hormonal de la testosterona es prioritaria.  Tenemos evidencias también de que el estímulo profilerativo de la testosterona se realiza por la vía de la DHT tras la acción de la 5 alfareductasa y está confirmado que los inhibidores de esta encima (finasterida, dutasterida) reducen de manera notable el volumen prostatico


Perdonen, ya me he cansado de copiar, ahora tendrán que pinchar  encima de la imagen para poder leer. Gracias por  su atención y perdonen las molestias.

















Revista Tiempos Médicos , Revista de educación Medica Continuada. Nº 667.



2 comentarios:

Paco Navas dijo...

Muchas gracias Jesús por tu comentario en La Mirada Especial. Me alegra que estés interesado en este programa de voluntariado hacia las personas con trastorno del espectro autista.

Te dejo un enlace de la página del Programa Apúntate, donde puedes conocer los objetivos del programa. http://www.programaapuntate.com/

Un saludo, Paco Navas.

Anónimo dijo...

Oracion a San Cipriano
Por los poderes de SAN CIPRIANO y de las tres ALMAS que vigilan SAN CIPRIANO, –G.G–. vendrá ahora atrás de mí, ZJ.- QUE gg- va a venir ARRASTRANDOSE Y, enamorado, lleno de amor, de deseo para volver y pedirme perdón por mentir y abandonarme y para pedirme en noviazgo y más tarde en boda lo más rápido posible. SAN CIPRIANO, tendré ese poder que él olvide y deje de una vez cualquier mujer que pueda estar en su cabeza y vuelva a asumirme y declararse para que todos vean. SAN CIPRIANO aleje de -G,G–cualquier mujer, que él me busque en todo momento, HOY y AHORA, deseando estar a mi lado, que él tenga la CERTEZA QUE SOY La MUJER PERFECTA PARA ÉL, que —-G.G—. no pueda vivir sin mí ZJ que -G.G—-. siempre tenga mi imagen en su pensamiento en todos los momentos. AHORA, CON QUIEN ESTÉ, ADÓNDE ESTÉ, ÉL me buscara PORQUE El PENSAMIENTO DE ÉL ESTÁ EN MÍ, ZJ.
Y al acostarse que sueñe conmigo y al despertar que piense en mí ZJ y me desee, al comer piense en mí ZJ, al pisar que piense en mí ZJ, EN TODOS Los MOMENTOS DE Su VIDA PIENSE EN MÍ ZJ. Que quiera verme, sentir mi olor, tocarme con AMOR, que -G.G. quiera abrazarme, besarme, cuidarme, protegerme, amarme en las 24 horas de todos sus días, haciendo así, que el me ame cada día más y que sienta placer solamente por oír mi voz. SAN CIPRIANO haga a-G.G-. sentir por mí ZJ un deseo fuera del normal, como nunca sintió por otra y nunca sentirá .Que haya placer sólo conmigo, que haya deceo solamente por mí, ZJ, y que su cuerpo sólo a mí pertenezca, que sólo tenga paz si esta bien conmigo. Te Agradezco a ti SAN CIPRIANO por estar trabajando a mi favor y voy a divulgar SU NOMBRE en pago de amansar a–G.G— y traerlo enamorado, cariñoso,ilusionado, devotado, dedicado, fiel y lleno de deseo a mis brazos.
Rezala por 3 dias y colacala en 3 altares diferentes y ya veras los resultados